En qué forma el VIH afecta la menopausia y viceversa

[adinserter block=”3″]

Cuando Vickie Lynn recibió resultados positivos del VIH en 1991, cuando tenía 21 años, pensó que le habían dado una sentencia de muerte. Ciertamente nunca imaginó que viviría lo suficiente para ver un evento que afecta a las mujeres en etapas posteriores de sus vidas, la menopausia.

Ahora que tiene 57 años y es posmenopáusica, Vickie todavía recuerda cuán difícil fue encontrar un proveedor de servicios médicos (HCP, por sus siglas en inglés) que tomase sus síntomas menopáusicos en serio.

“Tenía síntomas que nadie entendía realmente o que no se asociaban con la menopausia”, dijo Vickie.

Lidiar con el estrés de trabajar en su título de doctorado durante la menopausia no contribuyó con esa situación y fue difícil para Vickie determinar la causa de sus síntomas.

“¿Es el VIH, la menopausia o la tensión del programa de doctorado? Estaban ocurriendo muchas cosas y nadie podía darme respuestas directas”, dijo Vickie. “Fueron momentos muy difíciles”.

Gracias a un tipo de tratamiento llamado terapia antirretroviral (TAR), las personas viven más tiempo con VIH. Casi la mitad de personas que viven con VIH en Estados Unidos tienen 50 años o más.

Para las mujeres, envejecer con VIH puede implicar desafíos médicos únicos, incluyendo durante la transición menopáusica. Una falta de estudios acerca de cómo la menopausia afecta a mujeres que viven con VIH y un déficit de proveedores que entiendan la mejor forma en que se debe tratar a estas mujeres, podrían hacer que sea más difícil que mujeres menopáusicas que viven con VIH puedan encontrar el apoyo y la atención que necesitan.

Mira “Las 3 etapas de la menopausia” >>

¿Cuándo empieza la menopausia y por qué es eso importante?

Para mujeres que viven con VIH, puede ser complicado saber cuándo empieza la menopausia. Esto se debe a que muchas mujeres con VIH tienen períodos menstruales anormales relacionados con condiciones médicas asociadas con el VIH, dijo Sara Looby, Ph.D., ANP-BC, una investigadora en el Hospital general de Massachusetts en Boston y profesora adjunta médica en la facultad de medicina de Harvard.

“Es muy importante para los trabajadores clínicos no asumir que se trata de una menopausia real cuando períodos menstruales no ocurren”, dijo la Dra. Looby. “También deberían evaluar otros factores aparte de la menopausia, incluyendo cambios psicológicos, del comportamiento y físicos, que las mujeres que viven con VIH podrían experimentar y que podrían impedir que ocurran los períodos menstruales”.

Tomando en cuenta eso, algunas investigaciones sugieren que mujeres con VIH empiezan con la menopausia de tres a cinco años antes que otras mujeres. Es importante saber eso porque entre más temprano una mujer atraviese la menopausia, más pronto empezará a perder los efectos protectores del estrógeno contra enfermedades cardiacas, cambios del estado de ánimo, pérdidas óseas y otros problemas médicos. Puesto que las mujeres con VIH son más propensas a experimentar estos problemas, la menopausia puede volverlas incluso más vulnerables.

Investigadores también han descubierto que la reducción de estrógeno que ocurre durante la menopausia podría afectar la cantidad de células CD4 de las mujeres. Las células CD4 son glóbulos blancos que juegan un papel importante en la salud inmunológica y la cantidad de estas células es un buen indicador de cuán bien funciona tu sistema inmunológico. Entre menos células CD4 tengas, más débil será tu sistema inmunológico y tendrás un mayor riesgo de desarrollar enfermedades graves.

Vivir con VIH podría implicar peores síntomas menopáusicos

Las mujeres con VIH podrían atravesar la menopausia antes en comparación con otras mujeres y los síntomas podrían ser peores. “Han habido resultados conflictivos, pero hay muchos estudios a la fecha que sugieren que las mujeres con VIH podrían experimentar bochornos más graves y con mayor frecuencia en comparación con mujeres sin VIH, dijo la Dra. Lobby.

La Dra. Lobby participó en investigaciones del tema: Ella y un equipo de investigadores hicieron un estudio en el cual participaron 33 mujeres con VIH y 33 sin dicho virus con edades, razas y patrones menstruales similares. Descubrieron que las mujeres con VIH tuvieron peores bochornos y estos tenían más posibilidades de alterar sus vidas.

Otro estudio descubrió que los síntomas menopáusicos potencialmente afectan la capacidad de las pacientes de tomar medicamentos de terapias antirretrovirales (TAR) tal como lo indican las prescripciones. Un tercer estudio evaluó a 714 mujeres en Nigeria con y sin VIH y descubrió que los síntomas menopáusicos fueron generalmente peores para mujeres que viven con VIH y que estas mujeres tenían tres veces más posibilidades de tener síntomas graves.

Encontrar atención puede ser un desafío

Con lo difícil que es para mujeres manejar el doble desafío del VIH y de la menopausia, podría ser incluso más duro encontrar ayuda.

Incluso los HCP que se especializan en la menopausia podrían no tener experiencia en lo que se refiere a tratar mujeres que viven con VIH y no muchos especialistas del VIH también son expertos en la menopausia.

“Para mujeres en Estados Unidos que han vivido con VIH por mucho tiempo, su doctor de cabecera frecuentemente es un proveedor de servicios médicos especializado en enfermedades infecciosas”, dijo la Dra. Lobby. “Estos proveedores son fenomenales en lo que se refiere al manejo del VIH de sus pacientes y a la atención que proporcionan, incluso cuando muchos no necesariamente están capacitados para evaluar, diagnosticar y tratar la menopausia”.

Los proveedores de servicios médicos quienes tratan a mujeres menopáusicas que viven con VIH podrían ser reacios a prescribir tratamientos tales como terapias hormonales (HT, por sus siglas en inglés), también conocidas como terapias de reemplazo hormonal o TRH, porque les preocupa interacciones medicamentosas y otros problemas, y las pacientes podrían ser reacias a tomarlos. En un estudio de más de 800 mujeres menopáusicas que viven con VIH, solo 8 de cada 100 dijeron que usaron HT durante la transición.

Esto es verdad a pesar de que bajo las circunstancias correctas, la HT podría ser útil para que algunas mujeres que viven con VIH puedan manejar los síntomas menopáusicos y mejorar sus calidades de vida.

“Creo que hay mucho temor en lo que se refiere a la prescripción de terapias de reemplazo hormonal para ciertas poblaciones, incluyendo para mujeres con VIH porque no hay datos que demuestren la seguridad y la eficacia para esta población”, dijo la Dra. Looby. “Se necesita más investigación y educación sobre la menopausia y la terapia hormonal para mujeres con VIH y sus proveedores de servicios médicos que sea útil para apoyar el proceso compartido de toma de decisiones”.

La Dra. Lobby también indicó que HCP de mujeres con VIH deberían considerar cuidadosamente los factores de riesgo de la salud de cada paciente además de pautas existentes para el uso de hormonas menopáusicas en mujeres que viven sin VIH. Esta consideración cuidadosa juega un papel importante para ayudar a las pacientes y a sus proveedores de servicios médicos a tomar decisiones informadas juntos.

La información es importante para lidiar con la menopausia cuando tienes VIH

Cuando Vickie era menopáusicas y estaba tratando de entender lo que le sucedía a su cuerpo, se sintió desmotivada por la falta general de información acerca del VIH y la menopausia.

“El no poder siquiera encontrar cualquier literatura investigativa de lo que estaba atravesando fue muy frustrante”, dijo Vickie.

Así que, ¿a qué lugar mujeres que viven con VIH deberían acudir para saber que hacer sobre las varias situaciones que ocurren por la menopausia? Vickie, un profesional de la salud pública y de trabajo social quien ha pasado las últimas tres décadas defendiendo los derechos relacionados con problemas del VIH, sugiere comunicarse con organizaciones, tales como The Well Project, que pueden proporcionar información así como información de contacto de otras personas quienes entienden lo que están experimentando.

“Desearía que todas las organizaciones comunitarias que proporcionan servicios a personas que viven con VIH tuviesen un especialista en menopausia o en el proceso de envejecimiento”, dijo la Dra. Lynn. “Hay tantas de nosotras que estamos envejeciendo y se conoce tan poco. Todavía estamos aprendiendo”.

Este recurso se preparó con el apoyo de Gilead.

From Your Site Articles

Related Articles Around the Web

[adinserter block=”3″]

Credit : Source Post

We will be happy to hear your thoughts

Leave a reply

Socialfitnessacademy.com
Logo
Enable registration in settings - general
Shopping cart